Novedades

Zona Pedagógica

Si hay algo que solemos recordar como un momento lindo de nuestra niñez, y por qué no de nuestra adultez, es la experiencia de colorear con lápices, marcadores y témperas.
Muchos son los beneficios del dibujo y la pintura en los niños.

 
 

Muchos son los beneficios del dibujo y la pintura en los niños:

 

Favorece principalmente la creatividad y la imaginación permitiendo el desarrollo de procesos artísticos. Es importante dejar al niño que nos cuente qué dibujó, y no anticiparnos a hacer interpretaciones.

Beneficia la expresión de las emociones y sirve como desahogo. Debemos estar atentos a qué tipo de colores eligen, qué temas dibujan, el tipo de trazo que realizan y el uso del espacio. A través de los dibujos podemos entender su mundo interno, muchas veces antes de que lo puedan expresar verbalmente, también comprender sus vivencias, sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones y sus logros.

Es importante generar motivación para fomentar la creación. Por eso es ideal que el material que tengan para pintar sea distinto y divertido. Los marcadores Maped Jungle Innovation con la base popup poseen un diseño que estimula la decisión de empezar a pintar.

Pintar y dibujar es divertido, permiten el desarrollo de la capacidad lúdica. Es importante dejar al chico que dibuje lo que tenga ganas de dibujar, sin juzgarlo y felicitarlo por sus producciones.

Es una experiencia que ayuda a volcar las emociones de ese momento. Los lápices Color Peps Maped tienen minas resistentes que ayudan a que el niño libere sus tensiones y se exprese con libertad. Lo mismo sucede con los marcadores Maped Long Life, ya que se puede pintar con presión gracias a su punta media bloqueada.

Dibujar y pintar con temperas permiten experimentar y aprender sobre los colores, mezclándolos para ver cuál se forma y ver qué pasa si le pongo más o menos agua a las témperas. Aún los más chiquitos pueden pintar usando las manos, los pies dejando sus huellas por diferentes texturas como papel y tela.

 

Las témperas Maped son lavables, presentan colores atractivos pueden ser usados en cualquier edad ideales para todas estas experiencias.

Se desarrollan habilidades sociales si se pinta en grupo, a través de consignas y acuerdos sobre quién hace una cosa u otra, aprendiendo a respetar las producciones de los compañeros y compartiendo materiales e ideas.

Entrena la capacidad de observación por ejemplo copiando algo de la realidad.

Favorece la autoestima si logramos que el ambiente sea relajado y haya respeto por las producciones de todos los chicos.

Ejercita la atención, la concentración y sirve de entrenamiento para los años escolares posteriores.

Permite liberar tensiones y mejora la autorregulación, disminuye el estrés y la ansiedad, por ejemplo, pintando mandalas.

Es una actividad que acerca a niños y grandes y que se puede hacer en conjunto logrando tener un espacio para vincularse divirtiéndose.

La pintura estimula ambos hemisferios cerebrales, el derecho relacionado con la imaginación y la creatividad y el izquierdo responsable del pensamiento lógico.

Veamos algunas actividades que se pueden realizar en el jardín o por qué no en casa

Para el trabajo sobre las emociones podemos pedirles a los chicos que realicen dibujos que represente las diferentes emociones básicas: alegría, tristeza, ira, sorpresa, miedo y asco. Una vez realizados se comparan los colores que se usaron para cada emoción, los temas, las experiencias de cada uno permitiendo estos trabajos abarcar diferentes niveles, emocional, vincular y sensorial.

Podemos poner música en el aula y dejar que cada uno exprese libremente en un dibujo lo que le transmite lo que está escuchando.

Podemos contar un cuento e ilustrar entre todos las diferentes escenas, o jugar con la imaginación y cambiarle el final e ilustrarlo.

Elegir un momento lindo que hayan pasado en el jardín y hacer un dibujo enorme entre todos trabajando lo vincular.

Favorecer el dibujo libre. Que puedan elegir qué quieren dibujar y con qué lo quieren pintar.