Novedades

¡Manos a la masa!

Somos un equipo de cinco profesionales en constante capacitación y desarrollo.
A través de nuestro trabajo podemos ayudar a los niños a alcanzar su máximo potencial, y así, acompañar a sus familias en su recorrido.

 
 
Las plastilinas son ideales para jugar, divertirse y aprender. Estimulan y despiertan la creatividad en niños y adultos, pero debemos tener en cuenta que son mucho más que moldear.
Las plastilinas estimulan nuestros sentidos, canales de aprendizaje que nos dan información de forma tal que nos ayuden a entender lo que está pasando a nuestro alrededor. Tambien para saber qué es lo que necesitamos hacer, y planificar cómo deberíamos hacerlo.
 

La plastilina es de un material noble y jugar con ella tiene múltiples beneficios:

 
Podemos amasar con fuerza, manipularla en nuestras manos y dedos, nos ayuda a descargar, a drenar, si direccionamos nuestra energía en el amasado podemos aliviar o atenuar el estrés, puede inducir la calma y hasta relajarnos. Si pensamos en los chicos, muchas veces les resulta difícil poner en palabras lo que sienten, y este material, con sus características, puede ser un gran aliado.
 
El tacto es uno de los sentidos más importantes, y en conjunto con las sensaciones propias del cuerpo ayuda a conformar el esquema corporal; experimentar con las texturas nos aporta y enriquece. Comenzamos a conocer y percibir las cualidades de los objetos (duro-blando, suave-áspero, rugoso-liso) y de esta forma sentamos las bases para realizar aprendizajes más complejos. La plastilina puede ser un gran aliado para estimular este sistema sensorial, por ejemplo podemos jugar a la búsqueda del tesoro si escondemos pequeños objetos en ella (siempre con un adulto supervisando). Otra idea es mezclarla con arroz o con semillas, texturándulas, pinchandolas y descubriendo diferentes objetos y materiales para mezclar, probar, experimentar y jugar.
 
La plastilina se puede transformar en pizarra si la aplastamos, de esa forma dibujamos, escribimos números, letras, palabras, y si queremos aprender las letras se pueden hacer “choricitos” para luego darle la forma de la letra que queramos.
 
La plastilina tiene colores, y los colores se aprenden jugando con ellos. Las plastilinas MIX de Maped son las únicas que nos permiten mezclarlas y obtener colores nuevos y brillantes. De esta manera evitamos la típica “bola marrón” y oscura que resulta tan aburrida. ¡Que divertido poder formar un arcoíris! ¡qué linda manera de aprender!
 
Tiene aroma, un aroma clásico que gradualmente lo vinculamos con jugar, el olfato está ligado con lo emocional y la memoria, muchos recuerdos y emociones vienen a nosotros sintiendo un aroma, y cuando jugamos y nos divertimos no sólo creamos buenos recuerdos, aprendemos, y si ligamos un aprendizaje a la emoción positiva, logramos que se fije en nosotros, siendo el puntapié para muchos otros.
 
Para jugar usamos las manos, ¡y de muchas formas!, moldeamos con las palmas, redondeamos con una mano o usando ambas, la aplastamos, la marcamos con los dedos, hacemos pequeñas formas y usamos diferentes utensilios para cortarla, pincharla, decorarla y mucho más. Gracias a toda esa práctica ponemos en acción diferentes movimientos propios de las manos, habilidades que nos hacen ganar fuerza, precisión y destreza, de a poco y con la práctica vamos complejizando esas habilidades. De esta forma la motricidad fina se desarrolla haciendo posible abotonar un saco, subir y bajar un cierre, atar los cordones, pinchar con tenedor y cortar con cuchillo, tomar un lápiz y manipular el mismo para escribir, cortar con tijera, etc. Esas actividades diarias que gradualmente hacen que los niños ganen independencia y se desempeñen felices en casa y en el colegio.
 
La plastilina MIX de Maped posee todas las características que describimos, destacando que a diferencia de las estándares, son más blandas, extra suaves al tacto, atóxicas, aptas para celiacos, y con colores super brillantes. Estas ayuda a los más chicos a moldear fácilmente, levantándoles el autoestima cuando ven el resultado final de su trabajo.
 

De esta forma podemos seguir y seguir, podemos contarles muchas cosas más sobre los beneficios de jugar con plastilina, pero preferimos dejar un poco de misterio para que Uds se animen a descubrir mucho más ¡Jugando con ella!

Los invitamos a jugar porque es la mejor forma de aprender, de crecer y divertirnos, así que ¡Vamos todos! ¡Manos a la obra!